Agricultura
ESTIMACIONES AGRÍCOLAS Y RELEVAMIENTOS AL 23/02/2012

La soja se recupera pero no llegaría a los 50 millones de toneladas

La soja se recupera pero no llegaría a los 50 millones de toneladas

Las Bolsas de Rosario y Buenos Aires emitieron sus estimaciones agrícolas, y si bien ponderan las lluvias de febrero como verdaderos alicientes para la cosecha gruesa, son cautos en sus cálculos: 44,5 M tn (BCR) y 46,2 M tn (BCBA) para la soja, mientras que para el maíz indican 19,8 M tn (BCR) y 21,3 M tn (BCBA). Más de 1 millón de hectáreas (entre soja y maíz) directamente no se cosecharán.

24.02.2012  En el caso de la SOJA, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) analizó:

“Gracias a las lluvias registradas durante el pasado fin de semana, se logró consolidar la recuperación hídrica sobre gran parte de la franja central del área agrícola nacional, como así también sobre una importante franja ubicada en el sur bonaerense. Las precipitaciones acumuladas fueron abundantes y apuntalan las perspectivas en lotes de segunda y siembras tardías, que actualmente comienzan a transitar estadios reproductivos. Mismas lluvias también favorecen el llenado de granos en cuadros de primera. Pese a las mejores perspectivas por alcanzar un buen peso de los granos, este factor solo podrá compensar de forma limitada el menor número de granos por plantas relevado durante la presente campaña. Como mencionamos en publicaciones anteriores, gran parte de la franja central logró recuperar humedad mientras transitaban estadios reproductivos de diferenciación de vainas (R3), luego de registrar significativas pérdidas de flores, limitando de esta forma el número potencial de órganos que posteriormente se transformaron en frutos. Por tal motivo, una elevada proporción de parcelas hoy presentan un menor número de vainas por plantas y en consecuencia un menor número de granos, factor que impacta de forma negativa sobre el rinde potencial a cosecha. Es importante recordar que estamos hablando de lotes de primera sobre la franja central (Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires), que en su conjunto representan estimativamente el 50% de las 18.850.000 has implantadas durante la campaña en curso. Por otra parte, una amplia región del Sur de Buenos Aires sufrió la sequía desde de enero hasta mediados de febrero. Mientras las regiones centrales comenzaban a recuperarse del déficit hídrico, el extremo sur del área agrícola transitaba un lento y continuo proceso de desabastecimiento que también provocó mermas en el rinde esperado para siembras de primera. Recientemente las lluvias del pasado fin de semana lograron interrumpir el estrés hídrico en gran parte del extremo sur del área agrícola. A la fecha las expectativas se focalizan sobre los cuadros de segunda y su correcta evolución a cosecha será fundamental a fin de mantener nuestra proyección de producción nacional en 46.200.000 toneladas”.

En el caso del MAÍZ la entidad cerealera comunicó:

“Las lluvias registradas durante los últimos siete días, demoraron la recolección en el Centro-Norte Santafecino y en la provincia litoraleña de Entre Ríos. Así mismo, dichas precipitaciones impiden generalizar el grueso de la trilla en la zona Núcleo Norte, donde se ha comenzado a cosechar los primeros lotes con rendimientos muy variados, encontrándose por debajo de los promedios históricos zonales. En esta última región aún los granos se encuentran con la humedad por encima del nivel óptimo para comercializar. De esta manera, a la fecha se alcanza un progreso de cosecha de 3% a nivel nacional, reflejando así un leve adelanto de 0,7 puntos porcentuales respecto a similar fecha de la campaña anterior. Por otra parte, la severa sequía soportada por los plantíos durante el mes de diciembre, generó una merma en la potencialidad de los rendimientos, que hoy se plasman en los monitores de las cosechadoras cuando ingresan a trillar los primeros lotes implantados en fechas tempranas. En casos aún más extremos, la seca obligo a tomar la decisión de picar lotes que tenían destino de grano comercial y volcarlos al sector ganadero. Así, la incipiente cosecha muestra reducciones en las productividades relevadas en el Centro-Oeste de Entre Ríos, Norte de Santa Fe, lotes puntuales del Centro-Norte cordobés y en la zona Núcleo Norte. En tanto, las lluvias registradas durante el mes de enero y lo que va de febrero han apoyado el buen progreso de las etapas vegetativas, la floración y en algunos casos el comienzo del llenado de los granos de los lotes de siembras tardías y de segunda ocupación que hoy presentan muy buenas condiciones en la zona núcleo maicera y en su periferia. Frente a este escenario y en base a los relevamiento efectuados, mantenemos un volumententativo de producción de 21,3 Millones de Toneladas a nivel nacional. Un -3,18% por debajo de la campaña precedente (22 MTn campaña 2010/11). Finalmente, si el clima acompaña durante los próximos diez días, se extendería la trilla hacia las zonas Núcleo Sur y Norte de la Pampa-Oeste de Buenos Aires”.

El cálculo de la BCR

“A diferencia de lo que sucedió en la campaña 2010/2011 en la que las precipitaciones en la última semana de enero y los comienzos de febrero alcanzaron oportunamente zonas claves del cultivo de soja, durante enero del 2012 hubo pocos eventos pluviométricos, con bajo alcance regional y montos en general modestos. De esta manera al 20 de enero, fecha en la que empieza el período de definición de los componentes de rinde de la oleaginosa, se comenzaba con un balance hídrico muy deficitario. A la poca oferta de agua y las escasas reservas edáficas de humedad se sumaban factores atmosféricos, como la temperatura y la insolación, destacando que las temperaturas de dicho período superaron significativamente los valores normales de verano, con lo cual se dispararon las tasas de demanda atmosférica (ver imagen anterior de las horas acumuladas por encima de los 30°c en la región núcleo para la campaña 2011/12).

“Hay que destacar las importantes lluvias del 8 de febrero que dejaron acumulados muy importantes con muy buena extensión sobre la región central del país. Si bien en esta área a la soja el agua le llegó en llenado y con poco margen para cambiar la historia, estas lluvias dieron un piso a las pérdidas de rindes. De no haber ocurrido estaríamos hablando de pérdidas aún mucho más fuertes. De todas formas es importante entender con la gravedad que se desarrolló gran parte del período vegetativo hasta llegar a las fases de llenado del cultivo de la oleaginosa y por ende que no resultaron lo suficientemente oportunas para rebatir las bajas tasas de crecimiento y desarrollo.

“En la oleaginosa de segunda las lluvias dan la posibilidad de una recuperación importante, pero también esta campaña se caracterizó por numerosas zonas en las que se sembró y/o se tuvo que resembrar fuera de las fechas normales. Si bien aún hoy es difícil ponderar cuanto es del total sembrado en soja de segunda, esto ha sido un hecho bastante generalizado en las principales provincias productoras.

“Considerando todo esto, a diferencia del informe del cultivo de soja 2011/12 en enero en la que se trabajó con proyecciones en base a comportamientos históricos, en este mes fue posible efectuar una estimación de rendimientos que aleja la promisorias posibilidades de alcanzar las entonces 49,5 M de Tn proyectadas. Las condiciones bajo las cuales empezaron a definirse los rindes permitieron estimar el rinde promedio en 24 quintales por hectárea a escala nacional. Sobre la base de una superficie no cosechable de 240.000 hectáreas, la producción de soja que podría obtenerse en la nueva temporada ascendería a 44,5 millones de toneladas”.

Para el MAÍZ, la BCR concluyó:

“La falta de agua no dio tregua en enero y dejó en condiciones de estrés termo hídrico muy grave la definición del rinde de maíz en regiones claves de Argentina. En el primer mes del año las lluvias más destacables se registraron en el norte cordobés, en el centro y el oeste bonaerense, pero aunque se trataron en algunos casos de montos superiores a los 100 mm, fueron registros puntuales con alta variabilidad espacial.

“Las temperaturas han estado por encima de los valores normales. Obsérvense las imágenes que muestran las horas por encima de los 30° C en el área núcleo. Son los mayores valores registrados desde que la red GEA quedara operativa en el 2007. El gráfico abarca el período que se extiende desde el 15 de diciembre del 2011 al 15 de febrero del 2012. Se observan valores inéditos; zonas con 465 horas con temperaturas superiores a los 30° C sobre un total de 1440 horas. Esto significa que el cultivo estuvo sometido a un importantísimo estrés térmico con bajas a escasas reservas de humedad en un tercio del tiempo de esos dos meses”.

Fuente: ED. NUESTRO AGRO

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.

Sólo los usuarios registrados pueden dejar comentarios.

Ingresar   Registrarse
Últimas noticias en 'Agricultura'
Últimas noticias
Edición Impresa Noviembre 2018