Nota publicada Edición Impresa "Enero 2018"
Tema de Tapa

Educar para integrarse

Educar para integrarse
En la pequeña localidad de Santo Domingo, en el departamento Las Colonias, se erige el pintoresco edificio del instituto "Los Colonizadores".

La Escuela Agrotécnica "Los Colonizadores" de Santo Domingo va más allá de la educación formal de sus alumnos. Sus objetivos son desarrollar procesos didácticos que articulen el estudio con lo técnico y lo laboral. Con dos tambos y una planta elaboradora de quesos anexadas a la institución, se generan habilidades laborales entre los jóvenes estudiantes. La clave que convirtió a este colegio en un modelo referente de la educación integral.

Santo Domingo es una localidad con casi 2000 habitantes situada en el centro norte del Dpto. Las Colonias en la provincia de Santa Fe. Distrito de 19.000 ha de las cuales 12.000 ha son suelos productivos y aprovechables y el resto son bajos con montes, bordeados por el arroyo Cululú y el río Salado.
Creada en 1982, con 35 años de fructífera labor educativa, funciona en esa apacible localidad la Escuela Agrotécnica 2047 "Los Colonizadores", una institución educativa pública de gestión privada que fue pasando por diferentes etapas de desarrollo y consolidación de metas. Actualmente, cuenta con 145 alumnos en el nivel medio que cursan diariamente la oferta educativa que ofrece la escuela y 37 alumnos en el Bachillerato para Adultos con modalidad Agro y Ambiente.
Dentro de la Formación Profesional se destacan: Asistente Apícola, Operario en Producción de Vegetales Intensivos, Auxiliar Paisajista, Operario en Manejo de Forrajes, Operario Porcino, Operario en Siembra directa, Operario en Pymes Lácteas, Operario en Producción Lechera.

Autosustentables
La visita al establecimiento se hace más agradable para Nuestro Agro con el amable recibimiento de su director Hugo Bidart, quien cumple 30 años gestionando este establecimiento. La Escuela "Los Colonizadores" es referente por su calidad educativa, en una provincia que cuenta con más de 30 escuelas Agrotécnicas de gestión privada que también ostentan su prestigio en cada zona.
"Nosotros siempre estuvimos convencidos que la Escuela debe tener una pata social, relacionada con la educación, los servicios que la escuela brinda pero tenemos en claro que debe ser sustentable y la única forma es obtener recursos para mantener toda la estructura y la calidad educativa, porque esta es una Escuela privada, donde el gobierno se hace cargo únicamente de los sueldos docentes. Todo el resto debemos mantenerlo nosotros, los seguros, el pago de servicios, el mantenimiento, herramientas didácticas y de trabajo, por lo tanto, hay que disponer mensualmente de un caudal importante de recursos que no se pueden cubrir únicamente con el aporte que hace el alumnado", relata Bidart definiendo las complejidades de una escuela de gestión privada.
La charla fluye y va pasando por la historia del establecimiento, por los cambios que se van produciendo, por las necesidades de adaptar el enfoque educativo ante la vertiginosa llegada de las nuevas tecnologías de la información, las comunicaciones y que terminan impactando en la vida social.
"Son los docentes quienes más perciben estas transformaciones a las que deben adaptarse y prepararse, respetando las actividades curriculares que caracterizan a estos colegios, pero siempre atentos a las inquietudes del alumnado", describe Bidart. "Todos los logros alcanzados por la escuela son el resultado de una diaria tarea en equipo, de docentes y no docentes, interactuando con el medio para mantener la sustentabilidad y mejorar la calidad educativa", completa.
Los antecedentes de esta escuela le han permitido que en varias oportunidades se haya observado de cerca el desempeño del establecimiento que ha ido adaptándose a diferentes escenarios, buscando una mirada más profunda y permitiéndole ser considerado un verdadero ejemplo de educación agrotécnica provincial.
La huerta, un sistema de control meteorológico, un vivero, los cerdos, el monte frutal, la granja, las maquinarias, las aulas y el laboratorio, que más allá del tambo, hacen respirar un aire que combina educación y producción.
"Los Colonizadores" brinda servicio a una amplia región de la zona centro-norte de la provincia donde alumnos de pueblos vecinos y de la localidad pueden acceder a un estudio secundario relacionado con el agro, contando con 145 alumnos en sus aulas.
"Tenemos dos tambos en producción, estamos avanzando con un rodeo de carne con la raza Braford en un campo que tenemos alquilado con 120 vacas, y sumando todo debe andar en las 600 cabezas totales con los dos tambos", comenta el director mientras invita a Nuestro Agro a recorrer las instalaciones. "Y en lo relacionado a la producción de leche, donde pusimos el foco en agregarle valor, producimos unos 5.000 litros en los dos tambos, pero en la planta de quesos que ya tiene casi tres años de actividad luego de un humilde comienzo, hoy procesamos unos 22.000 litros diarios por lo que estamos comprando leche a tambos de nuestra zona". 
Bidart no oculta su satisfacción porque en la planta quesera se logran productos de excelente calidad con la participación de personal con experiencia, entre ellos un maestro quesero que se desempeñaba en la ex planta de La Paulina que cerró hace ya varios años.
Resalta que toda la producción se coloca en su totalidad, el 50% es un mercado regional como Esperanza, Santo Tomé, Recreo y poblaciones sobre ruta 11, y también se comercializa en Tucumán, San Juan, Mendoza y Bariloche. Con la marca "Los Colonizadores", se produce queso cremoso, en semiduro el barra y el pategrás, en duros el sardo y el reggianito, además ricota y dulce de leche, hacen crema industrial que se destina a panaderías".
Bidart advierte que todo lo que produce la escuela en su granja, hortalizas, aves, cerdo, miel, se comercializa para generar recursos que nunca son suficientes. Por tal razón acentuaron el enfoque al valor agregado en la leche, una idea que se fue gestando hasta alcanzar un nivel de Pyme que continúa creciendo, que genera trabajo y recursos genuinos.

El desafío de crecer
Una limitante que tenía la Escuela era su predio, allá por 1990/91 se promovían micro emprendimientos con alternativas de nuevas producciones como la iguana, la cría del pavo, la chinchilla, la codorniz, champiñones, etc. El tema motivó a esta Escuela 2047 a realizar las primeras Jornadas Provinciales de Producciones Alternativas donde se presentaron 22 producciones para este tipo de emprendimientos. "En 1995 cuando parecía que todas estas producciones eran exitosas -cuenta Bidart- se cayó el mercado brasilero como principal demandante y entonces por ese entonces vimos como alternativa la producción lechera. Hablamos con Milkaut que nos facilitó dar los primeros pasos y luego con un crédito fiscal pudimos comprar un campo de 88 ha. donde instalamos un tambo -escuela con bastante tecnología para aquellos años de 1997-98 y además se compraron herramientas".
La iniciativa resultó positiva para la escuela, con mucho esfuerzo se avanzó y los llevó a nuevos desafíos como la puesta en marcha de un segundo tambo. Y algunas ideas que parecían sólo sueños, se convirtieron en proyectos que se hicieron realidad. "Teníamos que agregar valor a nuestra producción primaria y luego de un comienzo muy tímido, siempre con recursos genuinos, comenzamos a industrializar nuestra propia leche y el crecimiento nos llevó a comprar mayor volumen a otros tambos, generando todo el circuito virtuoso de la cadena que no sólo beneficia al establecimiento y a la capacitación de nuestros alumnos, sino que hoy somos una importante fuente de trabajo, a tal punto que sumando docentes y operarios (escuela, tambos e industrialización) ocupamos en forma directa a 120 personas y ese es nuestro mayor orgullo por la incidencia social que ha generado la labor de la Escuela, porque hemos logrado hacer toda la cadena desde el tambo a la góndola", reflexiona el director. 
Para Bidart "hay tres objetivos que para nosotros son fundamentales: uno es la educación en el secundario y además estamos avanzando con una tecnicatura láctea; por otro lado queríamos rescatar una vieja cultura quesera que había quedado flotando en el pueblo a partir del cierre de la planta que tenía La Paulina, época en que las industrias grandes decidieron concentrar sus actividades, esto dejó gente sin trabajo en el pueblo, algunos de quienes ahora rescatamos; precisamente, el tercero de nuestros objetivos, es propender a la generación de trabajo para los jóvenes, desde esas premisas avanzamos".
El emprendimiento pequeño creció "y hoy se hizo más grande, tenemos una Pyme que genera trabajo y recursos para que la escuela pueda sustentarse y crecer, generamos un circuito virtuoso que se derrama en una población que cuenta con cerca de 2.000 habitantes".
Bidart, al hacernos visitar la planta elaboradora de quesos, nos muestra e informa que ya han comenzado las obras de ampliación dado que las instalaciones actuales no son suficientes para procesar los 22.000 l. diarios, remodelación que incluirá una nueva cámara para estacionamiento de quesos y se iniciará la producción de mozzarela. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar