Nota publicada Edición Impresa "Enero 2018"
Economía

Reducen presupuesto en el INTA y anticipan cambios profundos

El Gobierno nacional aprobó el presupuesto nacional donde se evidencia un recorte para el instituto. Desde el Consejo Directivo analizan importantes reestructuraciones en el plano de la Extensión para hacer más eficiente la transferencia de conocimientos al sector productivo.

Por Gustavo Gabriel Gigena
Secretario de Redacción de Nuestro Agro 
ggigena@nuestroagro.com.ar

El INTA arrancó 2018 con dos novedades trascendentales que marcarán el funcionamiento del organismo tanto en la agenda inmediata como de largo plazo: por un lado, asumió oficialmente el nuevo presidente, Juan Balbín, proveniente del ámbito privado de los grupos CREA con una impronta absolutamente distinta a las conducciones del instituto de años anteriores; y por otro, se aprobó una reducción presupuestaria que afecta a varias áreas del organismo y supone importantes ajustes en los gastos operativos y de Extensión. 

Ajustar el cinturón
Aprobado por Ley (N° 27.431) el Presupuesto General de la Administración Publica Nacional para el Ejercicio Fiscal 2018, le asigna al INTA para este año un presupuesto operativo de $6.250 millones, de los cuales el 83% está destinado a pagar sueldos. Del resto, se destaca la reducción en los ítems "Bienes de Consumo" y "Servicios no personales", que pasará de $650 millones en 2017 a $490 millones este año, según pudo cotejar Nuestro Agro al acceder al documento oficial con el detalle. Estos incisos son los que se destinan a "Productos Alimenticios, Agropecuarios y Forestales; Textiles y Vestuario; Productos de Papel, Cartón, Impresos; Cuero y Caucho; Químicos, Combustibles y Lubricantes; Minerales", entre otros, mientras que en Servicios se reducirán partidas para "Alquileres y Derechos; Mantenimiento, Reparación y Limpieza; Servicios Técnicos, Profesionales y Comerciales; Pasajes y Viáticos". 
En el presupuesto total no se prevé ajustar lo referente a salarios y personal, pero sí claramente las cuestiones operativas. Una fuente de la administración central confió a Nuestro Agro: "la reducción presupuestaria tendrá una afectación importante; con estas cifras queda confirmado que el presente ejercicio sera un año que requerirá mucha pero mucha austeridad, y aún así tendremos importantes dificultadas para que el INTA cumpla con sus objetivos".
Desde el ámbito productivo, el Consejero del INTA (en representación de CRA), Alejandro Lahitte, admitió: “el recorte va a repercutir sin dudas pero para ello estamos revisando áreas, gerencias y direcciones que debían ser analizadas en sus gastos”. Además, "como se le va a pedir a toda la organización un enorme esfuerzo, desde el Consejo Directivo del instituto se decidió dar un mensaje ejemplar y acompañar este proceso reduciéndonos los sueldos un 10% todos los que conformamos el Consejo". 

Rever la Extensión
Nuestro Agro (NA) - ¿Se vienen cambios profundos?
Alejandro Lahitte (AL) - Se vienen cambios importantes. Algunas readecuaciones de estructuras. Alguna reducción en la parte de INTA Central, algunas direcciones y gerencias. Se han hecho talleres sobre la problemática de la Extensión. Somos conscientes que es uno de los puntos en donde no estamos acertando. Hay un cuestionamiento desde el usuario, desde los productores hacia el tema Extensión de INTA. Consideramos que hay mucho más para dar de lo que se entrega o de lo que la gente recibe. Son procesos que se están dando en todas partes del mundo. La Extensión entró en crisis y entiendo que de la mano de las nuevas tecnologías, la nueva ruralidad, los cambios profundos que ha dado la sociedad en estos últimos 20 años, no se puede seguir brindando la información tal como sucedía entonces. Lo que antes fue exitoso, hoy ya no lo es. Por eso en este punto se viene un proceso de revisión con importantes cambios en los próximos meses. 
NA – ¿Le preocupa que pueda haber reacciones en este sentido desde el mismo organismo?
AL - Algunos seguramente no lo entenderán pero hay que comprender que todas las regiones tienen distintas realidades, no sólo cuestiones ambientales sino también culturales, con segmentos de productores diferentes. Estamos en proceso de elaboración de un plan con mejoras y cambios en la parte de Extensión.

Balance y asignaturas pendientes
NA - ¿Cómo evalúa estos dos años de Cambiemos?
AL - Yo creo que el paso importante lo dieron a fines de diciembre, cuando entre el presidente del Banco Central y el equipo de Economía sinceraron los objetivos macro. Ahí había algo que no estaba cerrando, donde no condecían las metas inflacionarias con la realidad y tampoco eran compatibles con el alto endeudamiento que se está generando. El problema de todo es el Déficit Fiscal. Se gasta más de lo que recauda el tesoro. La estrategia que se pensó era el endeudamiento. Emitir bonos y con ese dinero ir financiando ese déficit, pero a tasas enormes, altísimas que por suerte el Gobierno repensó y vio que el sacrificio era demasiado alto para los resultados obtenidos. Sin dudas, Argentina está en un proceso profundo de cambio.
NA - ¿Cómo cerró el 2017 la producción agropecuaria? 
AL – Tuvimos la crisis de la inundación en la provincia de Santa Fe y algunas zonas han quedado muy vulnerables con respecto al nivel de la napa. Y en el contexto macro, ahora movió un poquito el dólar y en el segmento agrícola el impacto es muy directo. Hubo un desfasaje importante entre lo que fue la economía real y el dólar durante 2017. Yo entiendo que todas las variables tienen que ser dinámicas y se tienen que ir acompañando. Generalmente el aumento de los sueldos, aumenta los impuestos y las mercaderías, es decir, la inflación. Por eso cuando algo queda atrasado lógicamente genera problemas a futuro, porque más de la mitad de la Argentina vive de los saldos exportables. Gran parte de las economías regionales y toda la pampa húmeda, están ligadas al comercio exterior, por lo que un atraso en el tipo de cambio, tanto en lo productivo como en lo agroindustrial, empieza a lacerar competitividad; se relegan márgenes y se deterioran las cadenas de valor. Tampoco es cuestión de que el dólar esté arriba de lo que tiene que estar porque ahí es cuando se benefician sectores que no se lo merecen. Pero el dólar tiene que tener un valor técnico que más o menos acompañe la economía y vaya fluctuando y acompañando la economía. Cada vez que a nosotros el dólar se nos quedó, sobrevino una crisis.  

Números en cuestión
- 7.500 empleados en el INTA a nivel nacional
- 6.250 millones de pesos, el presupuesto 2018
- 83% del presupuesto se destina a salarios
- 24% es la reducción en gastos operativos

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar