Nota publicada Edición Impresa "Enero 2018"
Mercado Ganadero

"En 2017 se avanzó, pero quedan tareas sensibles para este año"

El presidente de FIFRA, Daniel Urcia, destacó las políticas ganaderas para la cadena cárnica pero remarcó las cuentas pendientes que deberán saldarse en 2018, entre ellas, el aspecto sanitario en las plantas de faena.

El ordenamiento y la transparencia de la cadena cárnica ha sido uno de los principales desafíos asumidos por el Gobierno nacional. En esa dirección llevó adelante diversas acciones en 2017, que incluyeron controles e inspecciones, pero desde el sector industrial consideran que todavía hay mucho por hacer. El presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), Daniel Urcía, dialogó con Nuestro Agro y afirmó: "sabemos que se está trabajando, pero no con la profundidad que quisiéramos".
Si bien el empresario reconoció que el año pasado la cadena ha conseguido avanzar en temas claves, fue categórico al afirmar que una de las materias pendientes para 2018 contempla la cuestión sanitaria en las plantas de faena. "Estamos muy por debajo del piso mínimo y consideramos que hay un ente sanitario como el SENASA que debe hacerlo cumplir en cualquier lugar del territorio del país", indicó. Y advirtió: "producto de la política eso se ha perdido y el organismo debe recuperar la mística, las facultades de control y ejercerlas porque entendemos que es un tema sensible e indispensable".
Al respecto, explicó: "nosotros tenemos en materia sanitaria cuatro estándares de establecimientos; el tipo A que es de tránsito federal que luego puede acceder a ser exportador, el tipo B que es de resorte provincial, el tipo C que debería ser temporal de 60 días porque se le permite funcionar para luego ser B y el tipo rural, que debería ser excepcional". "En la actualidad -reveló- tenemos más de 200 mataderos tipo C en el país, entonces esa características de temporal quedó para siempre y así no se desarrollan las plantas, empieza una insuficiencia sanitaria que se traslada a lo fiscal, que es competencia desleal, que son trabajadores en negro, etc". Y señaló: "esto no es un ataque a la pequeña empresa porque podría funcionar, y de hecho algunos casos que funcionan y cumplen con toda la normativa, pero la generalidad conlleva a que son usinas de generación de evasión de todos los colores con un agravante porque están jugando con nuestra salud".

La cuestión tributaria, el otro aspecto 
"El tema tributario de los comercios minoristas es otro aspecto pendiente", puntualizó Urcía a Nuestro Agro. Al respecto, advirtió sobre la presión de impuestos locales como Ingresos Brutos o tasas municipales, que lleva al comerciante a inscribirse sólo como monotributista. "No quiere recibir facturas porque por la facturación queda afuera del monotributo y eso distorsiona el mercado", aseguró.
Según contó, la situación ha sido planteada ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y se están buscando alternativas para contrarrestarla. "Claro que esto no se soluciona de un mes para otro, pero las perspectivas son muy buenas y por eso creo que debemos llevar a cabo todos los deberes internos para fortalecernos hacia el futuro", admitió. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar