Nota publicada Edición Impresa "Enero 2018"
Mercado Ganadero

Porcinos: radiografía de un sector que crece

El departamento económico de CONINAGRO elaboró un informe sobre los números de una actividad que mostró un crecimiento sostenido en los últimos años. ¿Por dónde pasan las preocupaciones del productor?

El sector porcino ha experimentado un crecimiento importante en los últimos años. Así se desprende de un informe elaborado por el departamento económico de CONINAGRO, que analizó las distintas variables que afectan a una actividad que se ha consolidado a partir de la eficiencia y productividad de los criaderos, concentrados fundamentalmente en la zona maicera del país (principal insumo de la producción) contemplando provincias como Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos.
“Más de 100.000 unidades productivas se encuentran registradas en SENASA, que conforman un stock total de 5,1 millones de cabezas y un total de 962.000 cerdas a marzo de 2017”, reveló el informe. Y agregó: “Argentina duplicó la producción de carne de cerdo en el transcurso de los últimos siete años, pasando de 280.000 toneladas en 2010 a 565.000 toneladas estimadas para 2017, con un crecimiento sostenido que se mantuvo en orden al 8%”.
El incremento obedece en gran parte al aumento de producción individual por cerda, que acumuló una variación positiva cercana al 50% en la última década. De todas maneras, los especialistas advirtieron: “respecto a la cantidad, el crecimiento prácticamente se ha detenido quedando en algo menos de un millón de cerdas”. Y agregaron: “aunque no es una conclusión lineal, dado que depende de varios factores, se puede inferir que si el crecimiento del stock es mayor al de la cantidad de cerdas, la producción por cerda ha ido mejorando en al menos los últimos cinco años”. 

Mercados
La producción nacional de carne porcina se destina principalmente al mercado interno. En ese sentido, desde CONINAGRO indicaron que el consumo de carne fresca y de embutidos y fiambres “viene creciendo a una tasa considerable, superior al 10% anual promedio en los últimos cinco años”. El consumo se ve estimulado por los valores de los cortes frescos, siendo el principal sustituto de la carne bovina, y también por el cambio en los hábitos de consumo, donde la población reconoce los mayores atributos de la carne de cerdo. 
En lo que respecta al comercio exterior, el informe reconoció que la balanza comercial externa de productos cárnicos y derivados del cerdo es históricamente deficitaria en Argentina. “Tras el aumento de la producción local, el volumen de la importación se ha reducido relativamente, pasando del 14% en 2007 al 6% en 2017 de la oferta total, mientras que las exportaciones han comenzado un leve crecimiento porque de ser prácticamente inexistentes hace diez años, hoy están en el 2% de la producción actual”.

Preocupaciones del productor
Pese al escenario favorable que tuvo la actividad en los últimos años, actualmente la coyuntura genera algunas preocupaciones en el sector primario. “Los productores están atentos a la evolución de la relación compra venta, entre maíz y capón, que será determinante para el futuro de la actividad”, remarcaron los expertos del área económica de CONINAGRO. Y también señalaron: “en los modelos intensificados, los aumentos anunciados en los costos de energía impactarán directamente en los resultados”.
Además, preocupa en el sector el ingreso de enfermedades, tanto en animales vivos como en productos cárnicos, provenientes de países exportadores. Al respecto, el informe aseguró que “las entidades que agrupan a productores de cerdos han manifestado quejas al Gobierno por favorecer la importación de carne de cerdo, permitiendo que ingresen enfermedades de las cuales Argentina es libre y que ingrese carne congelada y luego se venda descongelada”. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar