Nota publicada Edición Impresa "Febrero 2018"
Tema de Tapa

La falta del novillo, un problema "de peso"

La falta del novillo, un problema "de peso"

Especialistas ganaderos analizaron el mercado y remarcaron la importancia de contar nuevamente con la categoría más genuina de la ganadería argentina: el novillo pesado. Limitantes que atentan contra su producción.

Nuestro Agro entrevistó a tres expertos ganaderos, con la capacidad para analizar el escenario que afronta la actividad y los desafíos para lo que viene. De esta manera, el director Ejecutivo de ROSGAN Raúl Milano, el gerente de Hacienda de "La Lehmann" Mauricio Tschieder y el reconocido analista Ignacio Iriarte (autor del tan leído "Informe Ganadero") compartieron amablemente y con mucha predisposición sus visiones con este medio y se refirieron al interrogante que desvela al sector: ¿cuáles son las perspectivas para el novillo pesado?

"Hay buenas señales en un mercado competitivo"
Milano aseguró que el sector ganadero se movió hasta ahora con muchísima expectativa y para sostener su afirmación indicó: "solamente si uno mira la foto desde el punto de vista de la rentabilidad en un año, creció alrededor del 30% la exportación, casi el 8% la faena total pero contra la inflación el aumento de los precios fue menor, entonces la rentabilidad del productor no fue tan buena". Y agregó: "digamos que vamos bien pero no seamos demasiado exultantes porque se genera una expectativa desmesurada, por lo tanto seamos equilibrados en todo momento porque si vienen tiempos buenos para la ganadería sabemos que no será de un año para el otro. 
El novillo pesado fue tema central en la charla con el especialista de ROSGAN: "hay que seguir trabajando y hay que manejar objetivos claros porque la única manera que la cadena de ganado de carne sea sustentable en el tiempo es la exportación". En ese sentido explicó: "hoy el novillo pesado está casi un poquito más caro que el novillo consumo, en buena hora, porque tal vez los feedlot estén un poco con menos demanda, en fin, la única demanda que puede crecer es la exportación y el consumo se va manteniendo; todo lo que produzcamos lo podemos vender, por eso es importante que haya mucha oferta y no debe asustar el hecho de que vaya creciendo la oferta, sería lo mejor que nos pueda ocurrir".
Por último, concluyó: "ante una demanda infinita la apuesta al pesado es un desafío pero nunca dependamos de un solo mercado. Es importante y una realidad que China hoy tracciona con una determinada calidad de carne, pero tenemos otros mercados interesados en nuestras carnes y lentamente habrá que ir levantando el kilaje de faena".
 
"El novillo pesado aparecerá en base a confianza"
El gerente de Hacienda de la cooperativa Guillermo Lehmann fue otro de los consultados por este medio para analizar la situación del novillo pesado. Así lo contó Tschieder: "yo creo que hemos perdido una etapa fundamental para tener el novillo pesado en cantidad, que es la recría. Los feedlot han evolucionado muchísimo en los últimos ocho años, hoy el 80% de la invernada que vendemos va al engorde a corral y evidentemente algo cambió".
Al respecto señaló: "esto quiere decir que se pierde esa recría para llegar a ese novillo de 450 - 500 kilos de carne y esto entiendo que se recuperará de la mano de buenos negocios. Todavía la exportación no permite hacer gran diferencia, hoy podríamos decir que si los frigoríficos salen a pagar $ 70 o algo más por el novillo exportación otro sería el interés del productor para trabajar con ese tipo de animal, igualmente si esto ocurriera va a ser un proceso lento para recuperar el stock de novillos y novillitos perdidos". 
Por un lado el experto observa esa escasez a partir de la falta de negocios o perspectivas porque "hoy se vende un gordo pesado de exportación a $34 o $36 y si hay que salir a comprar la invernada hay que pagar de $ 43 a $45 y cuando vamos a los números finos y se proyecta a dos años, no se tiene ninguna certeza respecto al precio que se lo va a vender".
En ese sentido, contó: "tenemos ejemplos a montones en nuestra zona de gente que tenía toda la cadena bien armada pero después del derrumbe están los que salieron del sistema o bien lo que se dedican a un gordo para consumo. Esto simplemente porque dejó de ser negocio, una [Cuota] Hilton que en promedio valía US$ 15.000, con una invernada que está cara y el gordo que está bajo, es difícil generar entusiasmo".
De todas maneras, destacó: "creo que estamos en el camino de la recuperación, el año pasado exportamos un 6% de la faena y ahora andamos en el 10 - 11%, pero el proceso será lento. El novillo que se produce en nuestro país viene siendo el más caro que en el resto del Mercosur debido a los altos costos internos y hay que ver si con un dólar sobrepasando los $ 20 podemos ser más competitivos".

"Sobran mercados, faltan novillos"
Ignacio Iriarte, un reconocido estudioso y conferencista en el sector ganadero, también respondió la inquietud de Nuestro Agro acerca del novillo pesado: "es la única categoría que está faltando totalmente porque hubo un cambio brutal en los sistemas de producción. Se hace la mitad de lo que se hacía hace diez o 12 años cuando se instalaron todos los grandes capitales extranjeros para exportar desde Argentina".  
Y explicó: "toda la zona donde se hacían grandes cantidades de novillo pesado (sur de Cba, oeste de Bs As, La Pampa) ha habido un traspaso muy fuerte a la agricultura y de ahí ya no vuelve más". No obstante, admitió: "si hay algo seguro es que la demanda por novillo pesado está, pero la gente no hace pesado por muchas razones o porque convierte peor o porque financieramente no lo resiste. La limitante más seria en este momento la falta de novillos, porque mercados sobran".
Otra situación que influye a la hora de la producción del "pesado" tiene como protagonistas a los supermercados: "desde hace unos años buscan al novillo y eso es una tendencia muy buena, me refiero a un animal de 430 a 450 kg, que algunos llaman ´entre pesado´; esto también les achica un poco a los exportadores la disponibilidad de novillos, antes el novillo de 430 a 450 kg era exclusivo de ellos, pero ahora ya no".
En resumen, Iriarte enumeró: "sobran mercados y si tuviéramos más novillos les sacamos los cortes finos y los podemos vender; de los pocos novillos que hay, la mitad de los que había hace 12 años para faenar, se da porque la gente produce otras categorías (todos los años se recupera un poco el stock pero no los novillos pesados); la competencia de los supermercados que buscan hace tiempo un novillo de 430 /450 kg por rendimiento y por precio".
Todo eso es un combo que hace que la limitante más importante no sea la demanda, sino la oferta de novillo pesado. Negocios hay, demanda en el exterior hay, lo que no hay es el novillo pesado de exportación. 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar