Nota publicada Edición Impresa "Febrero 2018"
Lechería

Alerta en la región por la Tripanosomiasis Bovina

Se trata de una enfermedad parasitaria que afecta al ganado bovino y produce importantes pérdidas. En tambos de la cuenca santafesina ha sido detectada con fuerza en 2017. Consejos de un experto para el correcto diagnóstico y posterior tratamiento.

Por Maximiliano Luján
Periodista de Nuestro Agro
mlujan@nuestroagro.com.ar

La Tripanosomiasis Bovina llegó con fuerza a la cuenca lechera santafesina. Se trata de una enfermedad parasitaria que afecta principalmente al ganado bovino como así también búfalos, cabras, ovejas y animales silvestres. En 2017 se detectaron varios casos en distintos establecimientos que encendieron la alarma en los productores y profesionales de la región. 
El Dr. Martín Allassia, asesor privado y docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias de Esperanza, dialogó con Nuestro Agro sobre las particularidades de una enfermedad que, de no detectarse en forma temprana, puede provocar graves pérdidas. 
"Se transmite a animales susceptibles de forma mecánica por insectos hematófagos que se alimentan de sangre, como tábanos, moscas de los cuernos y objetos capaces de transportar sangre de un animal a otro mediante agujas, mochetas, etc", explicó. Y agregó: "el parásito vive en la sangre y clínicamente se caracteriza por causar fiebre, anemia grave, desórdenes nerviosos, disminución de la producción, abortos, pudiendo ocasionar la muerte de los bovinos afectados". En ese sentido, comentó además que la enfermedad puede presentarse como subclínica, es decir, sin manifestaciones de signos clínicos.
"Es importante un diagnóstico clínico certero porque los tratamientos y medidas de prevención son distintos; hay una enfermedad denominada Anaplasma que es prácticamente igual y por ejemplo hay cuadros de Leucosis que nos pueden confundir", advirtió Allassia.

Importantes pérdidas
El especialista reveló a Nuestro Agro las consecuencias de la enfermedad, dejando en claro la importancia de su detección temprana: "pueden producir muerte súbita, aborto y obviamente la pérdida productiva es del rodeo general porque no es sólo una vaca que se ve afectada, entonces puede darse una caída de producción hasta de un 50%". De todas maneras, aclaró: "lo primero que debemos hacer es descartar enfermedades porque no todos los animales que bajen la producción o estén tristes padecen Tripanosomiasis Bovina".
En 2017, según contó, aparecieron casos en distintos establecimientos y en diversas zonas de la cuenca como por ejemplo Villa Trinidad, Suardi, María Juana, Colonia Aldao, Sunchales, Ataliva y Esperanza, donde la Sociedad Rural de Las Colonias también denunció casos de Tripanosomiasis Bovina a comienzos de 2018. "En campos de cría donde la producción es menos intensiva que en aquellos destinados a lechería, vimos casos más benévolos. Y dentro de los tambos observamos situaciones variadas, con muertes de adultos en un 10 o 15% o con un 10 y hasta 20% de abortos fuera de lo normal en algunos establecimientos, pero también hubo casos donde sólo se vieron afectados dos o tres animales y con poca caída de producción".

Cómo detectar y tratar la enfermedad
Una de las consultas realizadas al Dr. Allassia estuvo referida a la detección y posterior tratamiento de la Tripanosomiasis Bovina. Al respecto, consideró fundamental contactar rápidamente al profesional e indicó: "lo primero que hay que hacer es abrir todos los animales que se mueran en el establecimiento y recalco este punto porque muchas veces se deja pasar una muerte o un aborto y cuando nos dimos cuenta estamos en presencia del primero de 15 muertes que habrá en ese lugar". 
Además, apuntó: "siempre recomendamos una extracción de sangre, pero hay que reconocer que es bastante compleja diagnosticar la enfermedad porque muchos animales enfermos dan negativos a las pruebas que se hacen porque por lo general es un parásito que queda acantonado, sale a sangre, se esconde y vuelve a salir".
El experto reveló que en Argentina sólo se consigue una droga de las que están disponibles en el mundo, una situación que tiene su lado negativo. "El problema es que el parásito se hace resistente rápidamente; por eso hago hincapié en la obtención de un diagnóstico concreto porque si tratamos de mala manera esta enfermedad corremos el riesgo de desarrollar esa resistencia mucho más rápido y el día de mañana no se podría utilizar esa droga".
Sin embargo, remarcó la posibilidad de aplicar tratamientos adyudantes, todo lo referido a vitamina mineral para mejorar la producción de glóbulos rojos y también la aplicación de glucosa endovenosa para el mejoramiento de la hipoglucemia que produce la enfermedad. Y concluyó: "estamos viendo que el tratamiento acompañado con glucosa ayuda mucho a ese animal enfermo porque hay un consumo de glucosa del parásito muy alto, por lo tanto mejora el estado de energía de ese animal y la respuesta es mucho mejor". 

Fuente: Nuestro Agro

  Recomendar a un amigo
 * Tu Nombre
 * Tu E-Mail
 * Nombre amigo
 * E-Mail amigo
Enviar
  Comentarios de Lectores
Sin comentarios hasta el momento.
Comente este artículo
 *
* Ingrese el código a continuación:
Código
Enviar